Avalem Joves Plus 2018 (Fondo Social Europeo)

Tradiciones

Ya no se oyen los «pitos» de la fábrica de papel que marcaban el ritmo de la jornada para todos los vecinos de L’Orxa. La sirena de la 13:00 horas iniciaba una carrera diaria en que todos los trabajadores con sus «Mobylettes», «Vespinos» y «Motos  Vespas» volvían en casa a comer.

Ya no pasan los Quintos por las calles, vestidos con la gorra y el pañuelo, cantando sus canciones acompañados por la música del acordeón cuando iban, de casa en casa con el capazo de palma, pidiendo y acompañados por un cordero.

Ya no se ve a la gente ir los domingos de paella al río, pescar barbos con las manos por bajo de las piedras del río o coger camarón para preparar un estofado con acelgas y patatas.

Ya no se percibe aquel olor a aceite cuando pasabas por la antigua almazara donde todo el mundo llevaba sus aceitunas muy maduras para hacerse su aceite. Las aceitunas se molían con unas piedras muy grandes en forma de cono y después se metía la pasta en los «esportins», los cuales una vez prensados dejaban salir el aceite. Cuando el aceite había reposado, cada uno se lo llevaba a su casa.

Sin embargo, en L’Orxa aún se conservan algunas tradiciones a lo largo del año, como las que presentamos a continuación.

En Navidad se mantienen por las calles los cantos del aguinaldo mientras el humo de las haces de espliego secas queman, poco a poco, al hacerlos girar los niños, dejando un olor muy agradable. Durante estos días tiene lugar la llegada del paje real, que recoge las cartas de los niños y niñas para entregarlas a Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente que, el día 5 de enero por la noche, repartirán todos los regalos casa por casa con ayuda de sus pajes.

Durante las fiestas de Pascua, destacamos el Vía Crucis de media noche del Jueves Santo y el de la madrugada del Viernes Santo, que se celebran en el calvario del pueblo situado en las afueras del término. Después de este acto es costumbre tomar una infusión de tomillo. El Domingo Santo la jornada empieza con la emotiva procesión del Encuentro entre Jesús y María, en la calle Mayor, donde sueltan palomas como un acto de alegría. A continuación la gente del pueblo se reúne para almorzar. Por la tarde es costumbre ir a merendara a la rambla del río «la mona» (típica coca de pascua, que es dulce y lleva uno o varios huevos duros adornados)  con la tradicional frase «Açí em pica, açí em cou, açí em menge la mona i açí el trenque l’ou«, rompiendo el huevo duro en la frente de la persona que tengas al lado.

El día del Corpus destaca la procesión. Se arreglan pequeños altares en diferentes calles del pueblo, donde el Párroco y los feligreses adoran al Santísimo y los niños que han tomado la primera Comunión oran y hacen sus ofrendas con pétalos de rosas.

Cuenta la tradición que en L’Orxa hubo en el siglo XIX una fuerte epidemia de cólera y los músicos se encomendaron al Cristo de la Sangre para que intercediera por ellos, y no murió ningún músico en esa epidemia. Es por este motivo que cada año, la semana antes de las fiestas patronales, se celebra la festividad de la Sangre, donde la Unión Musical de L’Orxa organiza actos en honra al «Cristo de la Sang» como conciertos, encuentros con otras bandas de música, etc., una misa cantada y una procesión donde los jóvenes que acaban de incorporarse a la banda son los festeros).

En L’Orxa había una gran tradición al «raspall» o pelota valenciana, los niños se reunian en grupos para jugar en las calles del pueblo.

 

Imágenes de tradiciones Imágenes de tradiciones Imágenes de tradiciones
Imágenes de tradiciones Imágenes de tradiciones Imágenes de tradiciones
Imágenes de tradiciones